Carrocería

reparación de chapa

El uso habitual del vehículo conlleva que sufra pequeños desperfectos a la hora de aparcar o por la acción de otros conductores que sin cuidado nos golpean con sus puertas o estacionan sin mirar. Todo esto provoca que la carrocería sufra desperfectos como rascaduras, golpes, abolladuras, etc.

A esto hay que sumar los accidentes más importantes que podamos sufrir por despistes, por fallo de algún sistema o por otro tipo de acciones.

En Talleres Cimauto tenemos contrastada experiencia en la reparación de carrocerías trabajando con los mejores seguros de asistencia para tramitar siniestros, sustitución de lunas o la pintura de tu vehículo.

DE INTERÉS:

Consejos para el cuidado de la carrocería

  1. Protege la carrocería del sol

Los rayos solares son capaces de envejecer y modificar el aspecto de la pintura de nuestros vehículos. Los colores vivos son los que más sufren la acción solar, como los rojos, azules o amarillos, provocando su matización.

  1. Lavar con frecuencia

Si tienen un vehículo con la carrocería en buen estado, merece la pena dedicarle un tiempo a su cuidado. Este pequeño esfuerzo se verá recompensado si el día de mañana decide venderlo.

Para ello es necesario que no se acumule ni se adhiera la suciedad en la superficie. Es recomendable de que si su coche no duerme en garaje se lave una vez a la semana. Siempre con los productos adecuados, jabones específicos para carrocerías y esponjas o cepillos que no rayen la superficie. En el secado utilizar paños 100% algodón.

  1. La corrosión

Otro aspecto importante a tener en cuenta en la conservación de la carrocería de tu vehículo es todo lo que afecta a las chapas de acero que se siguen empleando en la automoción.

Algunos de los agentes oxidantes más importantes son: el agua, el barro y la sal. Otro agente que puede acelerar la corrosión es la gravilla debido a que puede hacer saltar la pintura y favorecer su desgaste.

  1. Reparación

Para una buena reparación de la carrocería hay que asegurarse que no es una fuente de corrosiones sellando las soldaduras y aplicando las imprimaciones adecuadas. Se ha de mantener siempre la seguridad activa y pasiva original del vehículo.

FacebookTwitterGoogle+Compartir